Tribunal de Valdivia condena a 8 años de internación en régimen cerrado a adolescente por homicidio de ex pareja

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia condenó hoy -miércoles 14 de octubre- a G.B.R.S. a la sanción de 8 años de internación en régimen cerrado con programa de reinserción social, como autor ejecutor del delito consumado de homicidio calificado de su expareja. Ilícito perpetrado en agosto del año pasado, en la vía pública.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Carlos Flores (presidente), Gloria Sepúlveda y Ricardo Aravena (redactor)– dio por acreditada tanto la comisión del delito como la participación culpable del condenado en los hechos.

“QUE se impone al sentenciado la sanción de OCHO AÑOS de Internación en Régimen Cerrado con Programa de Reinserción Social. El Director del Centro que haya sido designado para su cumplimiento, propondrá al tribunal un régimen o programa personalizado de actividades, que considerará a lo menos llevar adelante las siguientes tareas: procurará que el condenado inicie estudios especializados post enseñanza media, la que se encuentra cursada y aprobada, su participación en actividades de carácter socioeducativo, de formación y de desarrollo personal”, consigna el fallo.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que alrededor de las 18.30 horas del 18 de agosto de 2019, G.B.R.S., de 17 años de edad a la época, interceptó en el sector de calle Alonso de Ercilla, cerca del Estadio Félix Gallardo de la ciudad de Valdivia, a su exconviviente, la víctima, Natalia Scarleth Mella Rodríguez, también de 17 años. Acometimiento que el acusado realizó a sabiendas que la víctima se encontraba en el lugar, a quien tomó del pelo y trasladó por la fuerza a un sitio apartado, alejándola de gente que transitaba por el lugar y que intentó prestar auxilio a la joven.

En el lugar, el condenado agredió a la joven con un arma cortopunzante en, a lo menos, 15 oportunidades, especialmente en el rostro y cuello, lesiones que le provocaron la muerte. Tras la agresión, G.B.R.S huyó del lugar, llevándose el teléfono de la víctima y deshaciéndose del arma utilizada en un sector alejado.

Compartir